Su nombre es Cóndor Andino y es la nueva atracción de la comuna de Panguipulli y de la Región de Los Ríos. Consta de 3 cabinas -las que fueron traídas desde Suiza- cada una con capacidad para 6 personas.

El nuevo teleférico está ubicado al interior de la Reserva Biológica Huilo Huilo el sector norte del Bosque de los Ciervos. Una obra con resultados que revelan una nueva área de la Reserva Biológica para el desarrollo del turismo, en donde se podrán realizar actividades que fomenten la contemplación del lugar y vivir una experiencia única en medio del bosque nativo.

El teleférico estará abierto al público a partir de noviembre de este año, un servicio de transporte que consta de 3 cabinas con capacidad para 18 personas por tramo, un recorrido de 14 minutos, uniendo el sector del Museo de Los Volcanes -ubicado en el Bosque de los Ciervos- con la cumbre norte del lugar que tiene una altitud de 1.125 metros sobre el nivel del mar, con una diferencia en altitud respecto del punto de partida de 547 metros.

El teleférico abre una nueva área de la reserva -denominada “Bosque Escondido” por su difícil acceso- para el desarrollo del turismo, en donde se podrán realizar: trekkings, circuitos de mountain bike, avistamiento de cóndores y otras actividades que fomentan la contemplación del lugar, ya que desde sus dos terrazas ubicadas en la base superior se accede a una vista panorámica del lago Pirehueico, lago Panguipulli, volcán Mocho Choshuenco, Villarrica y Lanín.

En la base inferior de la obra se encuentra el andén de salida de las cabinas, un restaurante, cafetería con terraza, dos pistas de Bowling y juegos infantiles. Mientras que en la base superior se encuentra el andén de llegada de las cabinas, una cafetería-bar, salones de estar, una terraza-mirador y, próximamente, una red aérea de pasarelas de contemplación que se encuentra actualmente en obras.

Rodrigo Verdugo, arquitecto de los proyectos de la Reserva Huilo Huilo y responsable de la proyección arquitectónica del Teleférico Cóndor Andino, explicó que “esta obra está ubicada en el área norte de la reserva: una zona para actividades eco-turísticas de impacto medio, y se hizo en un 95 % con mano de obra local. Los proyectos de ingeniería, electricidad y seguridad fueron contratados externamente y el ingeniero a cargo del proyecto es Roland Bartholet, ingeniero suizo, experto en el desarrollo y construcción de teleféricos”.

#DirectorioConstruccion