Además de un telescopio en la Antártica, China sólo tiene como socios astronómicos a países de Asia, lo que pone a este acuerdo como uno de los primeros desarrollados fuera del Continente.

El Centro para la Astronomía de la Academia China de Ciencias en Sudamérica (Cassaca) hace tres años se instaló las dependencias del Observatorio Astronómico Nacional (OAN) ubicadas en el Cerro Calán, gestionando la colaboración e intercambio entre astrónomos chilenos y chinos.

Pero su propósito ha sido -desde entonces- preparar la instalación de un futuro telescopio en Chile, uno de los primeros fuera de Asia. Un proyecto que comenzó a llevarse a cabo luego que el presidente chino, Xi Jinping, firmara un acuerdo de cooperación que unirá a la Academia China de Ciencias -a través de Cassaca- con la U. Católica del Norte (UCN) para construir en el cerro Ventarrones de Antofagasta, el primer observatorio astronómico en las tierras chilenas

ventarrones_desde_anfVentarrones, está ubicado a 2.800 metros sobre el nivel de mar (msnm), al igual que Paranal, cerro que alberga al VLT de la ESO, y Armazones, donde se construye el E-ELT que será el telescopio más grande del mundo, y que cuenta con condiciones privilegiadas para la astronomía, como la baja humedad, los cielos transparentes que durante las noches despejadas -más del 80% al año- y alejados de las fuentes de contaminación lumínica.

El astrónomo Maximiliano Moyano, director del proyecto en la UCN, explica que la idea es construir un observatorio integral que “involucra el desarrollo de energías renovables y proyectos de reutilización de agua. Hay espacio suficiente y queremos que el observatorio sea sustentable. También que no sólo sea astronomía, tenemos espacio contemplado para recibir gente, un centro de educación y astroturístico”, dice.

El acuerdo preliminar les permitirá preparar el sitio donde se comenzará instalar telescopios pequeños y medianos, con un número indeterminado aún de ópticos-infrarrojos.

El astrónomo explica que en lo que queda del año esperan crear el plan maestro para comenzar en 2017, mientras en paralelo construirán el camino a la cima del cerro y el plan de construcción. “En China hay mucho interés de tener a Chile como socio estratégico para desarrollar la astronomía, esto representa un hito para ellos. La idea es que todos se beneficien, que salga adelante y que sea un nuevo centro de investigación que contribuya a otras áreas”, asevera Moyano.

“Este acuerdo beneficiará a la astronomía chilena en su conjunto”, dice Moyano, pues como todos los convenios con observatorios internacionales instalados en Chile, con éste los investigadores de instituciones nacionales se aseguran el 10% del tiempo para su uso exclusivo.

#DirectorioConstruccion

 

 

Fuente: latercera.com