El galardón del Building of the Year (Edificio del Año) no fue para algún reconocido arquitecto, el reconocimiento fue para la casa de una trabajadora doméstica de 74 años que vive en la ciudad de Sao Paulo, Brasil.

El Arch Daily, uno de los despachos de arquitectura más famosos del mundo, otorgó este reconocimiento a la brasileña Dalvina Borges Ramos, quien dedica su vida al cuidado y mantención de hogares de terceras personas. Para los expertos en arquitectura, esta construcción fue uno de los mejores edificios del mundo por lo que recibió un premio internacional por la originalidad en su diseño.

Después de todo, ¿por qué tanto alboroto por la casa de doña Dalvina? Porque unió modernidad, comodidad, buen gusto, bajo presupuesto y lo mejor: se construyó en muy poco tiempo.

Esta casa, en la zona de Vila Matilde, fue comprada hace 25 años. Comenzó a llamar la atención de la gente en el 2013, después de una tormenta que derrumbó parte del techo del edificio. Afortunadamente, Dalvina tenía dinero ahorrado junto a su hijo Marcelo Borges, con quien decidió remodelar la casa.

Confiaron el trabajo al estudio de arquitectura Terra e Tuma y les pidieron que se ajustaran a su presupuesto, ya que les urgía que el condominio quedara lista en cuanto antes. El equipo del despacho decidió que lo mejor era tirar la casa y volver a construirla desde cero.

La casa es una mezcla de ambientes, grandes espacios y buen gusto. Incluso, cuenta con un pequeño jardín para alegrar los días de la trabajadora y su hijo. El techo fue reforzado, ya que era uno de los detalles más importantes para Dalvina.

#DirectorioConstruccion

Fuente: elcinco.mx