“El 7 de noviembre del año pasado, el día previo a la elección presidencial en Estados Unidos, el dólar se transaba en Chile a $654. En ese momento, el triunfo de la candidata demócrata se daba por descontado. Pocos anticiparon lo que ocurriría horas después y que llevó a Donald Trump a ser electo como el Presidente N° 45 de los Estados Unidos. En pocos días, la moneda americana comienza a fortalecerse con respecto al resto del mundo y en Chile no fue la excepción, siendo así como el 24 de noviembre pasado, el tipo de cambio llegó a $680 por dólar.

Donald Trump, Presidente Electo EEUU

Este fortalecimiento inicial del dólar americano tiene tras de sí, la expectativa de que las políticas comerciales proteccionistas de Trump, la rebaja de impuestos a las empresas de 35% a 15% y la desregulación de sectores como el farmacéutico y financiero lograsen acelerar la economía americana a una tasa de expansión superior al 3% por año.

Esta expectativa, junto con mejores cifras de China y Europa generó un efecto, también inesperado, en el precio del cobre, ya que el metal rojo se transaba en octubre pasado en US$ 2,1 por libra antes de la elección norteamericana, saltando a US$2,5 en noviembre, transándose actualmente por sobre los US$2,65 por libra. Esta alza de cerca de un 25% en el precio de nuestro principal producto de exportación tiene un positivo impacto directo en la proyección de nuestra balanza de pagos, con lo cual al anticiparse una mayor oferta de dólares, el tipo de cambio cayó desde $680, observado a fines de noviembre pasado, a $650 el 13 de diciembre. Sin embargo, dicha caída no duró mucho, y los movimientos de las tasas de interés comenzaron a cambiar el equilibrio de mercado nuevamente.

Janet Yellen, Presidenta FED

En Estados Unidos, al igual que en Chile, el Banco Central es autónomo y tienen por misión velar por la estabilidad de la moneda, con lo cual la Reserva Federal (FED) ha establecido un 2% como meta de inflación anual, mientras que en Chile dicho guarismo es de 3%. Ante el agresivo impulso fiscal que contiene el programa de Trump, mayor inversión pública y menos impuestos, la FED habló, y habló fuerte, señalando que subirá en 3 oportunidades la tasa de interés para hacer frente a las presiones inflacionarias provocadas por el déficit fiscal del nuevo Presidente americano. Al mismo tiempo, la tasa de interés comenzará a bajar en Chile, probablemente a partir de la reunión del 19 de enero, con lo cual se acelera la salida de capitales desde Chile hacia el país del norte, dado que ofrecerá mejor rentabilidad. Dicha salida de capitales la ha internalizado el tipo de cambio y nuestra moneda se devaluó a partir de mediados de diciembre. Por último, y como anticipo de que se aproximan tiempos inciertos, bastó que Trump se dirigiera al país con un discurso poco prolijo y agresivo para que el dólar se debilitará nuevamente, tal como ha ocurrido en los últimos días.

¿Ha terminado esta montaña rusa para el dólar? Creemos que no, y próximos eventos inesperados nuevamente harán subir o bajar nuestro tipo de cambio. Ante ello, los mecanismos de cobertura son la mejor protección, pero de eso hablaremos en nuestra próxima columna”.

Tomás Flores

Director y Economista 

Jefe Departamento de Estudios, FXone